La gestación subrogada es, en definición de la OMS, una técnica de reproducción asistida, que se da cuando una mujer lleva el embarazo y da a luz un bebé que, genética y legalmente, pertenece a otros padres

La gestante subrogada es, por tanto, la mujer que, de común acuerdo con una persona o pareja (padres intencionales o comitentes), acepta que se le transfiera a su útero el embrión previamente engendrado, con el fin de quedar embarazada de dicho embrión, gestarlo a término y dar a luz en sustitución de la mencionada persona o pareja.

El desarrollo y aplicación de las Tecnologías de la Reproducción Asistida, han pasado por obtener niños nacidos, primero por Inseminación, luego Fertilización in vitro con gametos propios al inicio y más tarde con gametos donados, con Trasplante de embriones, para introducir después la posibilidad de gestación extraconyugal, que no deja de ser una técnica de reproducción compleja.

En 1985  se da el primer caso de gestación subrogada en el que la gestante se quedó embarazada con la transferencia de un embrión creado a partir de una donación de óvulos.  A partir de esa fecha y a pesar de los conflictos y debates éticos y legales no se ha detenido, ni ha dejado de crecer. Y aumenta porque el deseo de ser padres es mayor al hecho de que algunas mujeres decidan dar a sus hijos en adopción, habiendo más intención por adoptar que niños a adoptar.            

Aspectos médicos y técnicos      

Técnica de reproducción asistida compleja, de la que hay que considerar varios elementos:

1. Para alcanzar el embarazo de la madre subrogada, hay que hacer recurso a la fecundación in vitro o a la inseminación artificial,  dependiendo del caso:

2.  Tipos de maternidad subrogada Según la genética del bebé, puede ser de dos tipos:

Tradicional – La madre subrogada aporta también su óvulo, pero el espermatozoide proviene del padre que solicita la subrogación o de un donante, sea por inseminación o fertilización “in vitro”

. Gestacional – Cuando el óvulo y espermatozoide son aportados por la pareja que solicita la subrogación. Este embarazo se alcanza mediante fecundación in vitro.

También puede dividirse en dos tipos según las finanzas que haya por medio:

Altruista – Cuando la mujer que lleva el embarazo lo hace sin ánimo de lucro, es

decir, sin remuneración o pago por sus servicios.

Lucrativa – Cuando la madre subrogada ofrece llevar el embarazo, a cambio de una suma de dinero. En este caso, los contratos se hacen por medio de una agencia especializada en este tipo de acuerdos. El montante a recibir varía según el contrato negociado, y suele contemplar pagos adicionales para embarazos múltiples y de alto riesgo.

Solicitantes de una gestación subrogada:

1. Razones médicas  ( llamadas Indicaciones médicas o indicaciones de gestación subrogada)

* Ausencia de útero, ya sea congénita o adquirida (histerectomía)

*Alteraciones uterinas en estado grave como: endometriosis severa, 

 Síndrome d’Asherman irreparable, adenomiosis grave…

* Malformaciones uterinas incompatibles con la gestación

* Fallos repetidos en otras técnicas de reproducción asistida como FIV, FIV-ICSI, TE

* Abortos de repetición

*Contraindicación médica: Enfermedades que pueden verse agravadas por la gestación:   

 patologías autoinmunes, cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer, o con trasplante de algún órgano

* Consumo de fármacos: Tratamientos farmacológicos que impiden la gestación o tienen acción

  teratogénica

2. Pero dado que la sociedad acepta diferentes tipos de familias, acuden también:

* Mujer sin pareja masculina (pareja homosexual femenina o mujer sola),

* Ausencia de mujer (pareja homosexual masculina o varón solo),

* Hoy para parejas de lesbianas se ofrece el método ROPA (recepción de ovocitos de la pareja). Una mujer aporta el óvulo y la otra porta la gestación.

CONDICIONES O ACCIONES NECESARIAS PARA  UNA SUBROGACION

Requisitos básicos:

  • Tener más de 18-20 años y menos de 40.
  • Haber pasado por un embarazo y parto de un hijo propio sin complicaciones.
  • Gozar de una buena salud tanto mental como física
  • Estar emocionalmente preparada para la subrogación y luego para la separación del recién nacido
  • Si la candidata a gestante está casada, puede solicitarse el consentimiento del marido.
  • En algunos países es requisito tener un nivel socio-económico medio-alto. Así, se aseguran que la motivación para ser gestante no es únicamente económica.
  • Las mujeres que se proponen han de someterse a evaluaciones médicas y psicológicas. Y  solo el 50% de mujeres que lo solicitan son aceptadas
  • La elección de la gestante debe ser mutua, entre la pareja y la mujer subrogada.
  • Algunas gestantes marcan sus restricciones. Mujeres que solo quieren gestar para parejas heterosexuales o para personas de su mismo país.
  • En caso de gestación lucrativa una  agencia de subrogación se encarga del contrato.
  • Interesa también, la relación padres comitentes y mujer subrogada durante el embarazo..

De lo que no se habla: riesgos para la salud de las madres de alquiler                    

En este sentido, hay que señalar que muchas veces no se habla de lo más importante: las consecuencias en la psique y en la salud de la madre subrogada, el eslabón más débil en toda una cadena de beneficios de esta forma de portar una “gestación para otros». En una búsqueda en Medline, la base de datos médicos y científicos más grande e importante del mundo que solo menciona  un puñado de artículos sobre maternidad subrogada, ninguno de ellos ha investigado las consecuencias sobre la salud de las madres en esta forma de maternidad o las consecuencias para la salud psicológica del feto.

En la madre subrogada, los riesgos del embarazo estarán relacionados,  

  • con las complicaciones asociadas a la hiperestimulación hormonal necesaria para la preparación del cuerpo de la mujer para el embarazo,
  • las complicaciones asociadas en general con todo embarazo: embolias, anemia materna, hemorragias, diabetes gestacional, hipertensión arterial,  preeclampsia, eclampsia e incluso muerte
  • en estos embarazos también se realizan sistemáticamente pruebas de amniocentesis para garantizar la integridad genética del feto, lo cual tampoco está exento de riesgos para la madre, siendo el dolor, las infecciones y el sangrado las más frecuentes y el aborto la peor consecuencia .
  • ¿y qué ocurre si el Diagnóstico prenatal detecta una malformación fetal?, ¿quién decide si el embarazo se interrumpe o no? Ya hay casos donde la madre subrogada ha ofrecido resistencia a esa “indicación” de aborto. Geneviève Delaisi de Parseval, refiere un caso en el que el feto era portador de una trisomia 21 y la madre subrogada rechazó la interrupción.
  • En un altísimo porcentaje y más en casos de gestación subrogada, el alumbramiento se hace por cesárea, la cual, como es sabido tiene una morbimortalidad mayor que el parto normal.
  • Las mujeres subrogadas tendrán que evitar también, por medios farmacológicos, la subida de la leche, un malestar más.
  • Pueden ocurrir complicaciones que pueden aparecer en las tecnologías reproductivas, como el embarazo múltiple, y llevar a intervenciones traumáticas para deshacerse de algún embrión.
  • A la madre le pueden quedar «como regalo» células del feto en muchos órganos del cuerpo, incluido el cerebro, lo cual se ha llamado microquimerismo fetal. Esta colonización puede afectar al cuerpo de la mujer, a veces, de forma negativa. Algunos científicos encuentran que este hecho podría ser la explicación de las recaídas de artritis reumatoide y otras enfermedades autoinmunes que ocurren tras los embarazos. Este fenómeno puede estar influenciado en estas gestantes si tenemos en cuenta que el producto de la gestación es desde el punto de vista genético, completamente ajeno a ella, totalmente alogénico, sin ninguna coincidencia genética, a diferencia del embarazo normal, en que el embrión es solo semialogénico con respecto a la madre.
  • No faltan pediatras (Dr. Pierre Lévy-Sousson, pedopsiquiatra) que señalan influencias negativas también para el niño, como los efectos de la ruptura brusca programada tras 9 meses de relación materno-fetal, y el deseo más tarde cuando el adolescente o joven quiera conocer sus orígenes.
  • La familia de la madre subrogada, también está sometida a la presión y cambios en su vida en relación con la situación de la madre gestante, y lo que supone para los otros hijos el hecho de abandonar un recién nacido.
  • Cuando la gestación subrogada es buscada y aceptada por motivos económicos, ¿no representa una forma de discriminación?  Geneviève Delaisi, continua preguntándose si la gestación subrogada puede considerarse como un procedimiento para responder al sufrimiento de parejas infértiles o bien una forma nueva de comercialización del cuerpo.
  • A considerar también la compleja situación del contrato a firmar entre los padres intencionales y la madre subrogada, muchas veces no transparente, por mezcla de intereses entre las partes, las agencias mediadoras  y algún tipo de influencia o manipulación.
  • Y siempre la situación ante la filiación, “achat des enfant” (compra de niños) que ha sido denominado y considerado como un fraude a la ley,

Termino con el último párrafo del Informe de la COMECE (Bruselas 2015)

“No estimular modos de reproducción en los que el niño y la mujer sean tratados el uno como un producto y el otro como un instrumento de reproducción”.   Ni comercialización del cuerpo de la madre ni cosificación del niño.  

“La cuestión crucial es saber si queremos instituir una sociedad en la que los niños sean fabricados y vendidos como productos y si somos conscientes tanto de las consecuencias derivadas de la visión que tengamos sobre ellos, como de las relaciones humanas y sociales que se derivarán”

                                                                        Mª Pilar Núñez-Cubero, odn

                                                                        Ginecóloga y Prof. de Bioética