El consumo excesivo de alcohol – La cultura de la trivialización

Bernard Ars, Presidente de la FIAMC

1. CONSTATACIONES  SOCIALES.

Hoy día, entre los jóvenes, el alcohol es la droga principal.

La tendencia es al consumo excesivo de alcohol. Pero ¿qué es esto?

El consumo excesivo de alcohol consiste en absorber grandes cantidades de alcohol fuerte (vodka, ginebra, ron) en muy poco tiempo: al menos más de 5 vasos de 25 centilitros en menos de dos horas.

Es una práctica que llegó, a principios de los años 2000, a los países anglosajones.

En nuestra sociedad actual, entre las edades de 13 y 25 años, se supone que los jóvenes, «deben» pasar de  manera inevitable, por este ritual llamado el «atracón». Las chicas beben en ayunas para «caer» más rápido.

Los chicos mezclan alcohol fuerte con bebidas dopantes  que contienen taurina (por

Ejemplo: el «Red Bull») para «asombrar» mejor  a los «amigos» – con riesgos cardíacos no

insignificantes.

Para integrarse en el grupo de sus amigos, los adolescentes primero necesitan «hacer como los demás»  y deben practicar sus usos, asemejarse a ellos, signo de pertenencia a una comunidad.

El alcohol es el vector que los une en ese grupo sin el cual no son nada.

Para los jóvenes, el consumo excesivo de alcohol es una ocasión para ponerse a prueba con los demás y para afirmar su identidad

En ciertos casos, esto puede favorecer la oferta excesiva y llevar a conductas peligrosas, con consecuencias importantes.

El alcohol es hoy día el favorito en el repertorio de sustancias psicoactivas utilizadas para buscar

el  placer, cuando pasas tiempo con los amigos.

Si, en dosis bajas, el alcohol tiene efectos eufóricos agradables, la forma de beber del  «atracón alcohólico » conduce a que se instalen la tolerancia y la dependencia.

2. NEURO-FISIO-PATHO-LOGIA.

No siendo experto en adictología y alcoholismo, sin embargo doctor, permítanme  evocar el mecanismo neuro-fisio-patológico de la dependencia del alcohol.

El alcohol perturba numerosos  sistemas de neurotransmisión: dopamina, G.A.B.A.: Ácido

gamma-amino butírico, glutamato, serotonina o acetilcolina.

Una concentración cerebral muy fuerte (3 milimoles: 0.1 gr.) en alcohol, es suficiente para perturbar la actividad de la G.A.B.A .

En dosis bajas, tiene un efecto calmante y desinhibición de la conducta.

En dosis más elevadas tiene  un efecto sedante y dificulta la coordinación de los  movimientos, lo que provoca la pérdida del equilibrio.

Cuando la ingesta de alcohol se vuelve crónica, provoca la desensibilización de los receptores

G.A.B.A., lo que aumenta la tolerancia. Los efectos agradables «a priori» del alcohol se transmiten principalmente por la dopamina, que aumenta 25 a 50% la concentración en el núcleo cerebral «accumbens», implicada en el circuito de la recompensa

De hecho, el efecto del alcohol usurpa el circuito de las recompensas naturales, para las que nuestro

cerebro está programado.

Al principio, los consumos asociados con el placer de beber juntos, incluso con el «consumo excesivo de alcohol», activan el circuito de recompensa colocado bajo el control inhibitorio del  córtex.

La pérdida de control favorece la sobre-activación de los circuitos de recompensa, la motivación, así como la memoria-condicionamiento.

Esto conduce a una exageración del valor esperado de la droga causando la continuación de comportamientos «a riesgo».

La adicción al alcohol se caracteriza por:

– El deseo imperioso  y urgente de consumir alcohol.

– la aparición de un síndrome de abstinencia al final del consumo, así como un estado emocional negativo.

El alcohol es el origen de una «memoria patológica» que explica, al menos en parte, cómo

el alcohol deja rastros cerebrales que hacen que el sujeto alcohólico-dependiente  puede recaer incluso después de un largo período de abstinencia, durante una vuelta al consumo, incluso de  bajo contenido de alcohol o de la exposición a un índice contextual asociado con el consumo regular de alcohol.

La adicción al alcohol es una patología crónica de la motivación, «deseo muy fuerte y creciente”

vinculada a una alteración del sistema nervioso cerebral de la recompensa.

En otras palabras, es un tipo de «virus informático» que piratea el «sistema de control de las

motivaciones «.

3. PREVENCIÓN – DENUNCIA DE LA «CULTURA DE LA BANALIZACIÓN».

Parece que el punto crucial de la prevención es romper la asociación entre  consumo, su contexto y la recompensa, y conviene denunciar las estrategias publicitarias destinadas a la juventud.

Para llegar a los jóvenes más directamente, los productores de bebidas alcohólicas prefieren las siguientes técnicas principales de marketing:

– el marketing “viral” que es el boca a boca. Hacemos del joven el embajador de la marca llamando su atención y animándole a transmitir su mensaje a otros jóvenes.

– El llamado marketing «tribal» implica usar el lenguaje de los adolescentes y crear un grupo social, una «tribu» en torno a un producto.

– El marketing «encubierto» consiste en  promover un producto, una marca, fuera de toda  publicidad, por ejemplo, colocándola en un programa, una película, un video musical, con el fin de

«normalizarla » y apostando por su omnipresencia masiva durante eventos organizados y / o frecuentados  por jóvenes, como los campeonatos deportivos y festivales.

– La publicidad de los efectos positivos consiste en resaltar los efectos supuestamente positivos del

alcohol, como la convivencia, por ejemplo, afirmando que el alcohol conduce a superar las inhibiciones, a la integración social, al éxito en el amor.

– El producto personalizado. Para llegar al mayor número posible de jóvenes, aparecen nuevos productos alcoholizados, más dulces, más afrutados  y más «fuera de paso» respecto a los que toman los adultos.

Todo está adaptado para atraer a los jóvenes: la capacidad reducida para limitar el precio de venta, el

vocabulario «joven» utilizado en la comunicación, el condicionamiento atractivo e incluso lúdico, … en una palabra, es un producto «enchufado».

Más grave todavía, se intentara iniciar a los niños desde una edad temprana. Por ejemplo, los «alcopops» o «premezcla», que son una mezcla de alcohol fuerte y limonada; los «enfriadores»,  helados alcohólicos presentados bajo forma de «cubitos de hielo», cervezas afrutadas.

¡Como padres y ciudadanos, la salud de nuestros hijos es asunto de todos!

Como iniciativa de prevención, debemos actuar con nuestros representantes electos para que legislen  sobre el establecimiento de diques protectores que, por supuesto, no prohíben la libertad y el derecho a consumir, pero someten el  consumo de alcohol a condiciones. El alcohol no es un

producto inocuo!

En el mundo académico, los jóvenes deberían reflexionar sobre el hecho que hace de ellos  esclavos e incitarlos a una reflexión profunda sobre la verdadera libertad («la verdad os hará libres»), implica no entrar en mecanismos de adicción y de dependencia económica.

Mientras que la «atención» a la persona humana es un «bien común» porque permite

«pensar» y distinguir lo que podemos y no podemos hacer, se convierte en un recurso.

explotable y sobre utilizado.

Nos convertimos en esclavos de múltiples solicitudes, no sin segundas intenciones comerciales.

En nuestra sociedad actual, se nos ofrece un kit de «listo para pensar» aprovechando  la facilidad y la comodidad

Vivimos en una especie de corrupción generalizada de valores y fines, que conduce a una depresión terrible y  que lleva a las adicciones.

La idea moderna de «libertad» es la de autonomía ilimitada, sacralizando la noción de la elección y haciendo de cualquier restricción externa, una  opresión.

Neutralizando «nuestras capacidades de reacción crítica», que desarrollamos naturalmente gracias a

la atención, los seres calificados como «consumidores» se hacen y se vuelven dependientes, después,   personas realmente enfermas, a las que la sociedad deberá , con un alto costo, garantizar la salud en un contexto socioeconómico difícil.

Es urgente que el mundo académico, el ejecutivo y el legislativo reaccionen ante el abandono de

los jóvenes y los más vulnerables, a la influencia de los lobbies, cuando todos los indicadores demuestran que el consumo de bebidas alcohólicas por parte de los jóvenes y – hecho nuevo – por las  jóvenes, aumenta considerablemente y que el alcohol se convierte en una de las primeras causas médicas de hospitalización.

Paralelamente a estos pasos políticos de denuncia de esta «cultura de la banalización», permítanme también, sin entrar en detalles, insistir nuevamente en el valor de la educación,  de la virtud del autocontrol, a reintroducir en nuestros sistemas de instrucción y de enseñanza.

Para aprender a decir «sí» a lo que es verdadero y noble, debemos aprender a decir «no» a todo lo que es perjudicial.

Y para el mensaje final, dos citas:

Mientras que, según Antoine de Saint Exupéry, «el futuro, no tienes que preverlo, sino  permitirlo «, conviene, según Georges Bernanos, «actuar lo mejor que puedas, en medio de un mundo que sabes que es perecedero y donde todo es siempre empezar de nuevo».